Las mejores playas de Altea

A lo largo de toda su costa, Altea cuenta con varias playas, cada una con su propio encanto y características distintivas. A continuación te presentamos las más destacadas.

Playa de la Roda en Altea
Vista de Playa de la Roda

Playa de la Roda: La joya junto al casco antiguo

Es la principal playa de Altea. Su arena gruesa y aguas tranquilas ofrecen un ambiente familiar y cómodo para los visitantes.

Está ubicada cerca del centro de Altea, por lo que es fácilmente accesible para residentes y visitantes. Su proximidad al casco antiguo significa que los turistas pueden combinar un día de playa con la exploración de las pintorescas calles y plazas de la ciudad.

Esta playa cuenta con una buena infraestructura para el turismo, con instalaciones como duchas, baños públicos y chiringuitos donde se pueden comprar bebidas y aperitivos. También cuenta con servicios de alquiler de hamacas y sombrillas.

Gracias a sus aguas tranquilas y poco profundas, la playa de la Roda es popular entre las familias con niños pequeños. Su ambiente, generalmente relajado y amigable, la hace un lugar agradable para disfrutar de un día de sol y mar en compañía de seres queridos.

Además de tomar el sol y darse un baño en el mar, los visitantes de la Roda pueden participar en diversas actividades acuáticas, como el snorkel y el paddle surf. También es común ver a personas paseando por el paseo marítimo que bordea la playa, que está lleno de tiendas, restaurantes y bares para disfrutar de la gastronomía local.

Playa de Cap Blanch: Aguas tranquilas y arena dorada

Esta es otra de las hermosas playas de la Costa Blanca de España. Situada al sur del centro de Altea, se extiende a lo largo de una franja costera. Su arena dorada y sus aguas poco profundas, la hacen un lugar ideal para disfrutar del mar, nadar y practicar deportes acuáticos como el snorkel y el paddle surf.

La playa de Cap Blanch cuenta con fácil acceso desde el centro de Altea, ya sea a pie o en coche, con varias opciones de aparcamientos cercanos. Además, ofrece una buena gama de servicios, que incluyen duchas, baños públicos y chiringuitos donde se pueden adquirir bebidas y aperitivos.

Debido a su tranquilidad y a las condiciones favorables del mar, esta playa es un lugar popular para practicar deportes acuáticos como el snorkel, el paddle surf y el kayak. Muchos visitantes disfrutan explorando las aguas cristalinas y observando la vida marina bajo la superficie.

Junto a la playa se encuentra un agradable paseo marítimo que ofrece una variedad de tiendas, restaurantes y bares donde los turistas pueden disfrutar de la gastronomía local y comprar recuerdos. Es un lugar animado que ofrece opciones para todos los gustos, desde cocina mediterránea hasta platos internacionales.

Playa de Cap Blanch en Altea
Vista de la playa Cap Blanch

Playa de la Olla: Calma y belleza al norte de Altea

Esta es una pequeña y encantadora playa de guijarros ubicada al norte de Altea, cerca del puerto de pescadores de la Olla. Ofrece aguas cristalinas y unas vistas impresionantes al Peñón de Ifach en Calpe.

La Playa de la Olla se sitúa en un entorno pintoresco, rodeada de colinas y con vistas impresionantes al mar Mediterráneo y al icónico Peñón de Ifach en Calpe. Su ubicación la convierte en un lugar tranquilo y poco concurrido, a diferencia de otras playas más céntricas de la ciudad.

Playa de la Olla en Altea
Vista de Playa de la Olla

La mezcla de arena y guijarros con aguas cristalinas y poco profundas, hacen de esta playa un lugar ideal para nadar y practicar snorkel. Además, ofrece un ambiente apacible para aquellos que buscan escapar de las multitudes. Es un lugar perfecto para relajarse, tomar el sol y disfrutar de las vistas panorámicas de la costa.

Aunque es pequeña, la Playa de la Olla cuenta con servicios básicos, como duchas y baños públicos. También hay restaurantes y chiringuitos donde se pueden comprar bebidas y aperitivos. El acceso a la playa es relativamente fácil, y cuenta con aparcamiento disponible en las inmediaciones.

Cala Mascarat: Un refugio tranquilo junto al puerto deportivo

Aunque el término “cala”, coloquialmente se utiliza como sinónimo de “playa”, hay una diferencia entre una y otra. Ambos se refieren a áreas costeras, pero la playa suele ser más extensa y abierta, con espacio para que muchas personas disfruten del sol y el mar; mientras que la cala es una pequeña bahía o ensenada de agua generalmente rodeada de acantilados o rocas.

Las calas suelen ser pequeñas y protegidas, con aguas tranquilas y poco acceso público. A menudo, ofrecen un ambiente íntimo y aislado, y a veces son accesibles solo por mar o a través de senderos estrechos.

Cala Mascarat en Altea
Vista de la cala Mascarat

Mascarat es una pequeña cala de guijarros situada al norte de Altea, cerca del puerto deportivo de Marina Greenwich. Es un lugar tranquilo y pintoresco, ideal para aquellos que buscan escapar de las multitudes y disfrutar de la naturaleza.

La Cala Mascarat se encuentra en un entorno natural impresionante, rodeada de acantilados y vegetación mediterránea que le dan una belleza escénica única. Sus aguas cristalinas son ideales para el snorkel y el buceo.

Esta cala es un refugio perfecto para quienes buscan escapar del bullicio de las playas más concurridas. Es un lugar ideal para relajarse, tomar el sol y disfrutar de la paz y la tranquilidad junto al mar.

Aunque su ubicación es remota, a la Cala Mascarat se puede llegar en coche y cuenta con algunas plazas de aparcamiento cerca. No suele estar tan concurrida, por lo que es un lugar perfecto para quienes prefieren un ambiente más tranquilo y privado en Altea. Sin embargo, carece de algunos servicios como duchas y baños públicos.

Estas son solo algunas de las playas más destacadas de Altea, pero la costa de la región ofrece una variedad de opciones para todos los gustos, desde playas familiares con comodidades hasta calas apartadas para aquellos que buscan un ambiente más tranquilo y natural.

Comparar listados

Comparar
Buscar
Price Range From To
Other Features